Julio 22, 2018

Tentaciones, Mentiras Piadosas, Ventas y Perros Guía Featured

Tentaciones, Mentiras Piadosas, Ventas y Perros Guía https://pixabay.com/es/shiba-inu-perro-ciego-sonrisa-262844/

Un hombre fue varias veces a un local de la tienda “Big and Tall Man's” buscando trabajo. Finalmente, en su séptima visita, el dueño del establecimiento le dijo lo siguiente, “Te diré lo siguiente.

 

Yo tengo este traje en el mostrador, el cual ha estado aquí por años, debido a que no he podido encontrar a nadie que lo compre.

 

Tengo algunos negocios que atender, así que si usted quiere hacerse cargo a la tienda mientras estoy ausente, usted tendrá la oportunidad.

Si usted vende este traje mientras yo no estoy, considérese contratado.”

 

Algunas horas después, el dueño del establecimiento volvió para encontrar al hombre sonriendo de oreja a oreja, y sus ropas estaban vueltas añicos.

El dueño estaba horrorizado, “¿qué le pasó usted?”

El hombre respondió, “He vendido el traje!”

El propietario que ir más allá, “De acuerdo, usted vendió el traje, ¿pero qué pasó con su ropa?”

“Bueno,” dijo el asintiendo,”al hombre le gustaba mucho el traje, pero su perro guía estaba realmente disgustado.”

 

¿Cuántas verdades a medias o mentiras piadosas ha dicho usted con el fin de obtener ventas y contratos?

Yo espero que su respuesta sea “Ninguna.”

 

Pero, la verdad es que no todos tienen ese grado de honestidad.

 

¿Le dijo el aspirante a vendedor al hombre ciego que el traje era feo?

 

Ciertamente no. Pero, después de todo, el cliente era ciego y no podía saber que ese era un traje feo.

Sus amigos tampoco le dirían nada acerca del traje, dado que conocían que él es ciego. ¡Con el tiempo, el hombre ciego amaría su nuevo traje!

 

Entonces, ¿qué hay de malo en ello?

Muy frecuentemente en el mundo de los negocios, la bestia no se trata de negro o blanco, pero de diferentes tonalidades de grises.

 

Quienes se consideran a sí mismos cristianos piensan muy poco o no piensan en lo absoluto a la hora de exagerar las características de los beneficios de los productos o servicios que ellos ofrecen.

Ellos creen que las “mentiras piadosas” son buenas.

 

Su razón para sí mismos, es que “todo el mundo hace lo mismo.”

 

 

Pero desde luego como cristianos, tenemos una obligación adicional de ser honestos en todas nuestras transacciones con los demás, sin importar si ello se van a dar cuenta o no.

Nosotros somos llamados a vivir con base en estándares más altos.

 

Colosenses 3:22 dice:
“Siervos, obedeced en todo á vuestros amos carnales, no sirviendo al ojo, como los que agradan á los hombres, sino con sencillez de corazón, temiendo á Dios”

 

Si usted encuentra difícil abstenerse de exagerar y decir pequeñas “ mentiras piadosas” en su diario vivir, usted va a ser confrontado aún más cuando el bienestar de su familia y el estilo de vida se encuentren a raya.

La responsabilidad de cuidar de su familia debería ser un incentivo a la hora de tomar decisiones en el entorno de su trabajo que probablemente usted jamás haría fuera de este punto.

 

En nuestra historia de arriba, nuestro vendedor ni siquiera trata de justificar sus acciones basándose en la verdad y en la honestidad. Sencillamente no sintió la necesidad de esto.

Él dijo la verdad cuando dijo como ajustaba el traje al hombre.

 

La verdad hubiera sido algo que el cliente ciego hubiera podido darse cuenta por cómo sentía la ropa.

 

De tal manera, que usted hubiera podido decir que nuestro vendedor fue honesto en ese aspecto.

 

Cuando nuestro vendedor le dijo su cliente que el traje se le veía bien, ¿cómo hubiera podido él hacer esto si hubiera habido honestidad en su corazón?

Esa no era ni siquiera una “mentira piadosa” pero era una absoluta mentira.

 

Aún el propietario de la tienda coincidían con el perro guía, ¡era realmente un traje horrible!

 

 

En el mundo real de los negocios, una “mentira piadosa” puede ser algo tan simple que es incluso considerada una práctica estándar operacional en la industria de venta de automóviles.

 

 

Si un comprador le dice al vendedor que quiere este modelo en “azul”, el vendedor de automóviles ha sido construido a decir que él puede hacer que le den su auto en “azul”, y proceder a mostrar el automóvil “blanco” como ejemplo.

 

Cuando todo está dicho y hecho, el vendedor de automóviles ha sido instruido para vender al cliente el auto “blanco”, porque ese es el único disponible.

 

En la industria de los automóviles, se asume que al cliente no le importa realmente si el automóvil es “azul” o “blanco”.

 

Por ello, Se permite decir al cliente una pequeña “mentira piadosa” acerca de que ellos pueden o no conseguirle un automóvil azul.

 

 

Desde luego, este es solo un ejemplo. Existen cientos de ejemplos en cada tipo de industria, en donde las pequeñas “mentiras piadosas” se consideran aceptables y sólo una parte del procedimiento operacional estándar.

 

Estoy seguro que si usted piensa sólo por algunos minutos considerando esta pregunta, usted a pensar en docena de ejemplos en los cuales las pequeñas “mentiras piadosas” han sido una conducta aceptable a la hora de realizar negocios.

El deseo de obtener la favorabilidad de sus clientes y de sus colaboradores es muy fuerte.

 

Sin embargo, usted debe ser muy cuidadoso en las afirmaciones que usted hace, debido que si falla en satisfacer las expectativas que usted ha generado cuando exageraba su habilidad para lograrlo, esto hiere su reputación y su negocio más en el largo plazo que haber afrontado las cosas con honestidad.

 

Volviendo a los fundamentos de los negocios, -“Bajo promesa y contra entrega.”

 

Es imperativa la viabilidad a largo plazo de su negocio para cumplir las expectativas que usted le vende a sus clientes.

Sus clientes tienen una fuerte necesidad de poder confiar en usted y en su negocio.

 

 

Ya sea usted cristiano o no, las “mentiras piadosas” y exageraciones corroen su activo más valioso – la confianza que sus clientes y colaboradores tienen en usted.

¿Puede usted realmente pagar el costo de un comportamiento inadecuado a largo plazo?

 

Cada vez que ustedes encuentre en la posición de tener que tomar esa elección, la decisión final es suya.

Escoja sabiamente.

 

Hechos 24:16 (Reina-Valera 1995)
“ Por esto procuro tener siempre una conciencia sin ofensa ante Dios y ante los hombres.”

 

Artículo traducido y publicado con autorización expresa del autor
Artículo traducido en español exclusivamente para VentasFaciles.com por Monica Yaneth Loeb Willes
La utilización de este artículo en cualquier medio está expresamente prohibida sin la autorización por escrito de la editora.

 

 

 

Rate this item
(0 votes)
Bill Platt

Bill Platt es el propietario de http://thePhantomWriters.com.

thePhantomWriters.com



Anuncios de Google